REVOLUCIÓN

236. La palabra revolución comenzó a usarse en el siglo XVIII con la Revolución francesa, empezada por el golpe de estado del Frontón, en que el Estado Llano, miembro legal de los Estados Generales de Francia, se insubordina y se atribuye ilegalmente la soberanía, o, al menos, la independencia de las otras instancias gubernativas.

237. Si empezamos a llamar revolución a la redención de Jesucristo, mientras la gente sigue llamando revolución —y tiene derecho— a la española de Azaña, a la rusa de Lenín y a la francesa de Robespierre; no ayudamos mucho a disipar el embrollo increíble que la mala educación ha producido en la cabeza argentina.

 238. Jesucristo no revolucionó nada, ni siquiera se enteraron en la casa de Gobierno, quiero decir, en el palacio de Tiberio de Capri, que había existido. Jesucristo regeneró la humanidad y “restauró todas las cosas en el cielo y en la tierra”, dice San Pablo, “in proprio sánguine”. No mezclemos a Jesucristo donde El no quiso mezclarse.

239. El abuso de llamar revolucionario a Jesucristo comenzó cuando un socialista le dijo a Donoso Cortés: ―Jesucristo fue el primer revolucionario del mundo, a lo que contestó el orador español: ―Es cierto, pero Jesucristo no derramó más sangre que la suya.

240. Si así como era orador hubiera sido filósofo y santo, le hubiera respondido brevemente: ―¡Un cuerno!‖, y le hubiese escrachado la cara de un sopapo, librándolo a él de un error y librando a la humanidad para siempre de esa necedad de empastelar los conceptos, que es propia de los oradores. De los oradores socialistas, siempre; de los otros, a ratos.

241. En esa clase de revoluciones como la Revolución francesa, son especialistas los socialistas. Allí jamás los venceremos: porque ellos las inventaron. Nosotros somos especialistas en restauraciones y regeneraciones; las cuales se hacen con sangre propia.

242. Sociológicamente, revolución significa la revuelta de las masas contra la autoridad, y más precisamente el revuelco social de tipo democrático como la Revolución francesa de 1789 y la rusa de 1917. En la antigüedad tales conflictos no existían, a no ser embrionariamente en algunas herejías, como los albigenses. Las revoluciones antiguas nacían de una rivalidad de jefes, pasaban por el seno de una élite y el papel del pueblo y el ejército tenía carácter instrumental. Los legionarios combatían por Sila o por César. O por lo menos si existían levantamientos de tipo popular (Espartaco, la Jacquerie, la revuelta de los colonos alemanes), todos abortaron o fueron atrozmente reprimidos.

243. Estamos ahora en la era en que los pueblos llegados a mayor edad —naciones núbiles, que decía Víctor Hugo—, cambian ellos mismos sus destinos —tal como se lo indica un pequeño grupo de conductores que les hacen ver qué es lo que deben hacer si quieren alcanzar el paraíso en la tierra.

244. La aguja pasa y queda el hilo. La política pasa y queda la moral. Pero si la aguja no tiene hilo, pasa la aguja y no queda nada. Claro que no se puede coser sin aguja; pero mucho menos se puede coser sin hilo.

245. Así también debe ocurrir con cualquier pronunciamiento que quiera ser restauración y provisoriamente se llame revolución. Si tiene contenido moral, coserá algo; si no tiene, no coserá nada, y es muy probable que nos deje cocidos. Se convertirá en ―revolución sudamericana —como dijo Augusto Comte[1]— que se convierte todo gobierno militar en América‖. Mejor hubiera podido decir, en el mundo moderno.

.


[1] Comte, Augusto: francés (1798-1857), fundador del positivismo. No admite más saber que el de los hechos y sus relaciones; rechaza la revelación, la metafísica y el conocimiento a priori. Creó la religión de la humanidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s