RECUPERACIÓN ECONÓMICA

221. El socialismo, el peludismo y el nacionalismo revelaron a la gente la verdad obvia de que estamos encadenados económicamente. Dígale eso a la gente y en seguida se alborota y quiere oír el ruido de rotas cadenas. Pero nadie les hace ver que esas cadenas se las pusieron como a Sansón, porque se dejó cortar la melena. Y quien se la cortó fue una prostituta.

222. La recuperación económica de la Argentina es imposible sin echar a la prostituta y dejar crecer la melena. Y eso pide luz, energía y tiempo.

223. La recuperación económica de una nación moderna, o sea la fractura del potente capitalismo internacional, o sea el derribo del Torito de Oro, es empresa superior a la fuerza de un hombre solo, de un escuadrón de hombres y de un ejército de hombres, si no tienen a Dios con ellos, o sea al Hijo de Dios, cuyo nombre es Verbo o Sabiduría.

224. La recuperación económica es imposible, a no ser como parte de una gran restauración. Una gran restauración presupone una gran espiritual renovación, mayor quizá que la que puede dejar la mecánica de un Congreso Eucarístico, prescindiendo naturalmente de la Eucaristía en sí misma, que ésa lo puede todo (si quiere).

225. Una gran renovación espiritual no es dable sin una resurrección de la justicia. Voilà.

226. En la sociedad argentina la justicia ha estado y sigue estando desfalleciente, por lo menos en el Estado: fraude electoral, chambardamientos[1], gobiernos ocultos, absolución de pícaros, iniquidades sociales, impunidad casi general, profanación y abuso de la autoridad pública; eso es lo que el pueblo ha visto y no debe seguir viendo, ni siquiera en apariencia. Queremos decir que se trata de una empresa de orden moral. Y que su centro de gravedad es la justicia.

227. Esto se encuentra indisolublemente ligado a la solución del problema político. En otras épocas la monarquía hereditaria sirvió de formidable baluarte contra los desmanes del dinero. Hoy, en cambio, sería inconcebible que un poder político, con los orígenes y limitaciones de las democracias contemporáneas, se volviera en contra de los poderes económicos internos y externos… Esta es una observación válida para todos los aspectos del conflicto entre autoridad y fuerzas económicas.

228. Mas tú, Patria, en constancia de peregrino,

a la cruz de la empresa por la cruz sola,

 irás a la aventura por el divino

 “Ad maiorem Dei gloriam”, del gran Loyola.

Será tu empeño yendo por la nefanda

senda que lleva al término inaccesible,

alzar el leño fúlgido en Trapalanda

y la verdad excelsa de lo imposible.

Así sea[2]

Pbro. Leonardo Castellani


[1] Chambardamientos: negocios ventajosos, o gangas

[2] Escrito el 6 de noviembre de 1944.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s