ESENCIA DEL LIBERALISMO. Parte. II

Esto entre paréntesis; así que anoten esto: que Libertad no tiene sentido alguno o se añade el para qué,y sin eso es mejor ni hablar. La libertad del nacionalista, con una fórmula acuñada en América Latina, es: “libertad para todo y para todos menos para el mal y los malhechores”; y con esta fórmula haremos buena la opinión de Mons. De Andrea diciendo “en efecto, el mayor bien que existe es la libertad para los hombres de bien; pues con ella, que en  si misma es nada, los hombres de bien pueden hacer el bien, pueden hacer la Verdad, pueden hacer a Dios; pero el  mayor mal que existe en el mundo es la libertad en manos de los malhechores; y esa, la ha traído al mundo actual el Liberalismo”. Un viajero inglés se ha reído de que en las cárceles francesas haya en el frontón un gran letrero que dice: “Libertad, Igualdad, Fraternidad” y ha escrito: “Esa es la Libertad del Liberalismo”; pero se podría replicar que  esa pequeña libertad amenguada y casi anulada que tiene el malhechor en la cárcel es un bien para él, porque es el  máximo de libertad que puede soportar sin hacer daño; y así a los pueblos corrompidos o badulaques Dios les quita la libertad, porque es un mal para ellos; y así dijo San Agustín que los pueblos corrompidos solamente pueden ser gobernados Por la Dictadura; y que esa Dictadura es un bien para ellos si los reencamina a la honradez, a la virtud. Ahora bien, los liberales argentinos dicen que el pueblo argentino es corrompido, que es badulaque, que hay que educarlo todavía para la democracia y con eso prohíben al partido peronista; y por otro lado, la Dictadura para ellos es una mala palabra; en lo cual se contradicen brutalmente pero por defuera solamente; porque en el fondo lo que ellos quieren es la dictadura para ellos; la dictadura con más cara de Libertad; y los que son corrompidos no es el pueblo argentino sino ellos -y la parte del pueblo que los sigue y no los ha vomitado todavía.

De modo que la primera razón de esa paradoja que nos tocó a nosotros ver, de que el Liberalismo proclamando LIBERTAD destruyó en el mundo la Libertad y trajo lo que ellos llaman Totalitarismo, es la ambigüedad filosófica de ese estandarte enarbolado el siglo pasado con Libertad, Libertad, Libertad; pero esa ambigüedad era sólo del estandarte, no de los que lo llevaban. Los que lo llevaban sabían bien lo que querían; querían la libertad de comercio, o sea la libertad para el Gran Dinero a fin de llegar al poder del Gran Dinero o sea al actual  Capitalismo; y para eso querían gobiernos débiles o sea parlamentarismo, división de poderes, sufragio universal y todo lo demás; y para eso querían una religión débil, el deísmo, y después el cristianismo liberal y hoy día del modernismo

 

económico

Lema Término Divisa
laissez faire, laissez passer  CAPITALISMO  Libertad
 político el pueblo es el soberano  ESTATOLATRIA  Igualdad
 religioso la religión debe ser RAZONABLE  MODERNISMO  Fraternidad

 La primera definición, breve y ambigua; la segunda definición más exacta, pero más larga y solamente descriptiva  e histórica: liberalismo ES un gran movimiento de rebelión antitradicionalista y reformista de la sociedad, que parte de los libros de los Empiristas y Deístas ingleses, se formula en Rousseau, es divulgado por la  Ilustración  o  el  enciclopedismo  francés,  informa  a  la  Revolución  Francesa  a  poco  de  comenzada;  es inseminado por las armas napoleónicas, se impone más o menos en Europa (y aquí) a mitad del siglo pasado, preside la llamada “Organización” de las naciones hispano americanas, origina por un lado la Democracia-Mito y por otro el Comunismo-Realidad; y quiere sobrevivir hoy día en el llamado Neoliberalismo y Neocapitalismo, del cual GOZAMOS una violenta erupción actualmente los argentinos.

Y así como el Liberalismo de 1820 levantó a Inglaterra a costa de Francia y de los países latinos; así el neoliberalismo tiende a levantar (económicamente digo) a Estados Unidos a costa de la Argentina. Ustedes saben muy  bien (porque después del libro de Alexis de Tocqueville es un lugar común) que una cosa fue el liberalismo en Inglaterra y otra cosa distinta en Francia. “El liberalismo político está refrenado y aun dirigido en Inglaterra por el tradicionalismo del carácter inglés” (R. de Maeztu).

No digo que haya sido bueno en parte alguna; fue una cosa mala en las dos; pero en una fue genuino y en otra fue postizo y utópico; y así como es mejor un perro vivo, aunque sea el más perro de los perros, que un león muerto, así el liberalismo inglés no impidió el progreso material de Inglaterra y EE.UU.; y al mismo tiempo  cadaveró al León Hispánico, o sea lo atajó, dividió y pudrió; lo atrasó; o “SUBDESARROLLO” como ahora se dice. El león de España se llenó de piojos: es decir, de politiqueros y de militares engreídos.

No NOS SIRVE, señores. Evito la proposición máxima, que se podría formular y probar, “nos ha hecho daños espantosos”, porque si algunos de los presentes no perciben esos daños, no estoy hablando para ellos – voy a la proposición mínima NO NOS SIRVE, que no necesita ni defensa ni prueba. Es evidente que NO NOS SIRVE: estamos  en  un impase político permanente, nos retorcemos en una especie de pesadilla perpetua, mudamos  de  postura  en  la  cama  del  dolor  y  de  la  vergüenza  como  incurables  febriscentes.  Tenemos Constitución (dos por falta de una),  tenemos Cámaras Alta y Baja (dos por falta de una, y bastante bajas) tenemos sufragio universal adornado de un poquito de fraude, tenemos frecuentes y costosas elecciones (o sea opciones),  tenemos  esplendorosos  partidos  políticos  con  unas  plataformas  que  no  te  digo  nada,  tenemos libertad de cultos, libertad de prensa, libertad de reunión,  libertad de opinión y libertad de enseñanza (sin tener enseñanza) es decir, tenemos todo el liberalismo entero y verdadero, y esto no marcha: de confesión de todos, hace tiempo ya que esto no marcha.

Si hace un siglo entero que lo estamos ensayando y todavía no nos sale, es señal de que NO NOS SIRVE.

¡Hay que educar al Soberano! Pero el Soberano, antes de ser Soberano, ya tiene que estar educado.

Antes teníamos aquí un sistema político que había durado más de 10 siglos y el cual era susceptible de incorporar las novedades modernas que fueran buenas y podar las prácticas antiguas ya marchitas; un sistema basado en  el principio que escribió la Princesa de Biera al Príncipe Don Juan: “En España el Rey gobierna debajo de la Religión, de la Ley y del Fuero”. Aquí no había fuero, porque lo había destruido la triste Asamblea del Año XIII, pero había Religión y Leyes; y por eso Rosas se nombró (o lo nombraron) “El Restaurador de las Leyes”; pero vinieron otros que quisieron  destruir las leyes viejas que suelen ser las mejores y hacer leyes nuevas; y ni siquiera hacerlas sino copiarlas y la  copia no cuajó; y mientras Rosas y el pueblo argentino luchaban con alma y vida por crear una nación contra la discordia interna y la prepotencia y rapiña extranjera, nuestros queridos liberales chillaban: “¡Queremos una Constitución!”.

Ahí la tienen, la Constitución, agárrenla, pónganla en la pipa y fúmenla. Tenemos dos por falta de una, no sabemos cuál es la que vale, y por las dudas, no cumplimos ninguna.

Para dar contenido a esta definición descriptiva recordemos los siguientes puntos: 1º aumento del poder central desde el Renacimiento; 2º el derecho divino de los Reyes; 3º reacción de los teólogos españoles, el “pacto”;  4º caída de la Monarquía tradicional en Inglaterra; 5º formulación del mito  del Contrato; 6° Revolución Francesa; 7º la política del Iluminismo.

1º – Desde el Renacimiento por obra de los juristas galicanos y teólogos protestantes y con ocasión de las  guerras,  hay  un  aumento  continuo  y  rápido  del poder  central  a  costa  de  los  poderes  periféricos  con consiguiente detrimento de la libertad de los pequeños; la cual solamente medra cuando el poder está repartido y por ende más o menos equilibrado; o sea, existen “poderes” (no la “división del Poder” de Montesquieu, que es  filfa,  sino  la  existencia  de   poderes  heterogéneos  con  raíz  propia;  no  delegados  sino  simplemente reconocidos); pues ya vio Esopo que solamente cuando el Lobo y el Zorro riñen, los corderos pueden pasear. Este  crecimiento del Poder central condujo al absolutismo regio de hecho. Y después se formuló como de derecho: Hobbes, Jaime II, Voltaire, Hegel.

2º – Derecho divino: “el Rey recibe la Autoridad regia directamente de Dios”, la formulación teológica del absolutismo regio, amagada por Bossuet y redactada por Jaime II (¿ por qué Jacobo si en inglés es James?,¿somos alemanes?) en un libro hoy ilegible De Institutione Regia, en que el hijo del decapitado Carlos I y sucesor del  débil Carlos II teoriza acerca de un poder que ya no posee y que los “parlamentarios” (o sea la nueva nobleza protestante y capitalizante) habían desterrado para siempre de Inglaterra. Pero esa doctrina tenía raíces muy más atrás que el pobre Jaime II.

3º  –  La  autoridad  reside  en  el  pueblo  y  es  comunicada  o  delegada  al  Rey  por  una  especie  de consentimiento siquiera sea implícito o meramente pasivo; que se puede llamar “pacto”: la doctrina católica de Suárez en  su Defensio fidei catholicoe adversus anglicanae sec errores, reasumida después por el romano Belarmino; menos correctamente formulada que en Mariana (De rege et regís institutione) y mucho menos que en Santo Tomás; el cual considera la soberanía más bien en el Fin (bonum conmune) que en el Poder (auctoritas) que al fin es un instrumento; diciendo por ejemplo: “ordo exercitus consideratur in Duce quamvis in exercitu radicatur”.

4º – Jaime II, destronado por Guillermo de Orange y el traidor Churchill (Malborough), es el fin de unproceso comenzado con el cisma de Enrique VIII. Paralelamente a la propagación del Calvinismo y el absurdo absolutismo regio (teórico) una nueva nobleza protestante enriquecida con el despojo de los monasterios jaqueaba a  los Monarcas con el tapadillo de la “Libertad” y de “Representantes del pueblo”, temerosa del retorno de la antigua Fe y sobre todo de la restitución, Este nuevo factor político, raíz del actual capitalismo, se beneficia  de  la  reacción  libertaria  teórica  contra  Jaime  II  y  su  parejero  Hobbes,  la  cual  reacción  puede simbolizarse toda ella en Locke y Bolinbroke. O sea, nace la teoría de la Libertad de Religión, que en Inglaterra se concreta en seguida en Libertad de Comercio y (mientras no tuvo una flota mayor) Libertad de los Mares. Pero  las  dos  teorías  opuestas  y  extremosas  del  absolutismo  y  el  individualismo  tenían  una  misma  raíz protestante (y por eso se mezcolaron en Rousseau) y Dawson las considera una lucha del espíritu luterano y el espíritu calvinista.

5º – El deísmo y el liberalismo inglés fueron recogidos en Francia en el setecientos por los llamados “Filósofos”, o sea, los Enciclopedistas; por Rousseau principalmente, pues ni Voltaire ni su círculo (partidarios del “despotismo ilustrado”) no fueron liberales, aunque sí deístas. La proposición española “la autoridad viene de Dios y reside raizalmente en el pueblo” se transforma en “la autoridad viene del pueblo”; y talmente reside en  él  que   el  pueblo  no  puede  ni  trasmitirla  ni  delegarla  sino  solamente  ejercerla  por  medio  de  sus “representantes”,  a  los  cuales  puede  derrocar  cuando  quiera;  los  cuales  por  otra  parte  mientras  no  son derrocados tienen tan  fabulosamente absoluta autoridad que pueden condenar a muerte al que ofenda la religión; no la antigua religión naturalmente, sino una religión razonable, el Deísmo. Habían nacido los tres mitos del Liberalismo: la Soberanía del  Pueblo, la infalibilidad de la Voluntad General y el gobierno por Asambleas, Cámaras y Constituciones inventadas o  artificiales. Pero en el fondo desos mitas irrealizables residía el huevo de dos monstruos realizables: la sedición  perpetua, que después se llamó “Revolución” con mayúscula; y el despotismo larvado que después se llamó totalitarismo. “La théorie du Contrat Social a deux faces; et tandis que d’un coté elle conduit a la démolition du gouvernement, elle aboutit de l’autre a la dictadure illimitée de l’Etat” (Taine, Origines de la France Contemporaine, i. 3, c. 4, § 4 y 5).

6º – La Revolución Francesa, que es un fenómeno histórico mucho más complejo de lo que se suele pintar, se debate en ensayos y tentámenes de organizar de nuevo la vieja nación según la mente de Rousseau,asume sin darse cuenta toda la herencia del Antiguo Régimen, sobre todo el absolutismo, y termina por tender los brazos al despotismo napoleónico -cerca de 20 años de guerra, 10 ó 12 .millones de muertes violentas, entre la guillotina y las batallas.

7º – Se puede decir que el liberalismo propiamente dicho comienza después de todo este enredijo, aunque  como consecuencia de él: la experiencia de la imposibilidad de la utopía (que es en el fondo una herejía) rusoniana realizable, aunque igualmente deficiente, y acaso un poco más hipócrita. Esta doctrina toma diversas formas en las diversas naciones y en las diversas plumas de sus diversos teorizadores y defensores. En nuestra raza no produjo, como dije, ninguna obra maestra; y fue más bien cosa de impulsos, instintos, pasiones y movimientos que de ideas claras; y más cosa de copias, plagios y transplantes que creación política ninguna. Destruyó una tradición política defectuosa pero viva y puso en su lugar un fantoche vacío, accesible al espíritu maligno.

En resumen, pues, desde la Reforma Protestante hasta el actual Comunismo Ruso existe un proceso continuo de heterodoxia antitradicional (“Revolución”) qué revistiendo formas políticas, es en su raíz religioso, y está  basado  en  una  mezcla  singular  de  dos  viejísimas  y  en  cierto  modo  eternas  herejías  cristianas,  el pelagismo y el maniqueísmo. Negación del Pecado Original por un lado y por otro lado exageración del poder del Mal, un Mal  substancial, concreto y absoluto, que realmente no se puede ver de dónde sale; pues si el hombre  es  naturalmente  bueno  ¿de  dónde  diablos  salen  esos  horrores  y  esas  tinieblas  que  disipará  la Ilustración y el Progreso; ese Mal que primero se llama el Papa, después los Reyes y los Nobles, entre nosotros los Caudillos, y finalmente los Capitalistas y sobre todo los Fascistas? “Todos somos pecadores y necesitamos la gloria de Dios”, decía San Pablo; pero para el liberal genuino hay dos campos, el uno de los elegidos en donde no puede caber el mal (que son ellos naturalmente) y el otro de los malos malazos insuceptibles de todo bien. La famosa Libertad no es para todos, ¡Ah, no!, “no hay libertad contra la (nuestra) Libertad”.

 

Era un sueño soberano

Pero un sueño solamente

Dijo Zoraida Moyano

A su simpático hermano

Y a Sinforosa Lafuente.

 

Si las latas estuvieran vacías, el caso estaba resuelto, dijo el detective; pero estando llenas, yo me retiro, Cuando todas las  cosas nos van bien nuestros sentimientos son buenos; pero cuando todo nos va mal, es cosa de pensarlo. ¡Compre “El papagayo ensangrentado”, el último número de la colección “Rastros”! Me gustaría ser del Ejército de Salvación o de la Voz de la Esperanza, Uriarte 2235 a dos pasos de Plaza Italia; pero no me alcanza el mal gusto para eso. Fin de la audición “Música de Israel”.

(Perdón, me ha dado un ataque de cultura argentina).

Actualmente  los militares  son jueces, economistas,  policías,  políticos  y legisladores;  y hasta  Poder Ejecutivo;  los diputados son un circo que divierte poco, gasta mucho y destruye más; el Poder Ejecutivo lo puede todo para oprimir o para traicionar, y no puede nada en orden a liberar; los jueces en general no están a la altura de su alta investidura (o porque les pagan poco y los honran poco, según opina Enrique Gaviola, o porque se ha formado en el país una tribu o camarilla de magistrados tributarios del dinero, incluso extranjero, como sostuvo ya hace 20 años  –Acerca de una pollítica nacional– el experto Ramón Doll) y en consecuencia languidece y perece la justicia, piedra angular de un país. Y hacer jueces a los militares es un arbitrio digno del doctor Tirteafuera.

Los militares acaban de condenar en Mendoza a un joven llamado Carlos A. Burgos a 25 años de prisión y el pago  de 2 millones de pesos; cuyo mayor delito PROBADO consiste en haber hecho saltar un busto de Urquiza y cuyo mayor delito no probado es haber puesto una bomba que no explotó en un hotel deshabitado de

una compañía norteamericana; y en el mismo diario (“Tiempo de Cuyo”) leo que ha sido condenada a seis años

de prisión una madre que ha dado muerte a su hijo; y en ninguna parte leo que los que entregan las riquezas del país a los extranjeros o a los judíos tengan ni siquiera un año de prisión; la Constitución no tiene castigo ni remedio alguno para ese crimen; a no ser el castigo de hacerles una estatua y proponerlos como modelos de grandes ciudadanos a los chicos escueleros.

Me dirán por qué triunfó tanto tiempo el liberalismo si era malo; les diré que ni triunfó del todo ni al comienzo era malo del todo. Sarmiento era liberal y no era malo del todo; por lo menos no era tan malo como

Mitre; y por eso quizás murió en el destierro y Mitre en su cama, confesado y comulgado por una tía suya. El liberalismo en su comienzo tenía algo de bueno, pues no hay error tan grande que no tenga algo de verdad, ni herejía que no se base en un dogma cristiano -en la CORRUPCIÓN de un dogma cristiano. Las tres divisas del Liberalismo:  “Libertad,  Igualdad,  Fraternidad”,  no  eran  más  que  las  antiguas  palabras  cristianas:  Orden, Jerarquía y Caridad, que habían colgado la sotana -como nuestros famosos “curas liberales”.

Lo que había de bueno en el liberalismo de antaño, de 1820 a 1860, consistía en una especie de ímpetu juvenil contra un montón de cosas que tenían que morir; a saber, el absolutismo de los reyes, inventado por los reyes  protestantes;  el  despotismo  demasiado  cerrado  de  los  Gremios  y  Corporaciones  medievales  y  una decadencia  en la Religión, que originó en Inglaterra el deísmo y en Francia el filosofismo. Así que toda la juventud europea a principios del pasado siglo se conmovía con ese grito de Libertad, y sabía lo que significaba para ellos esa palabra ambigua, que no lo era para ellos; lo que no sabían era lo que estaba detrás. Se sentían apretados, estrechos y cansados y al decir ¡Libertad! decían “queremos salir de esto”. Lo que no sabían todos era que detrás de esa dorada y sonrosada Libertad del Liberalismo había primero un error, después una ficción y después una herejía; el error de la libertad de comercio, la ficción de la soberanía del pueblo y la herejía de la Religión de la Libertad -opuesta aunque derivada de la religión de Cristo. Un hombre de nuestra raza, Larra, es el  primer  tipo  liberal  que  (como  Alberdi)  se  burla  de  la  Libertad  con  mayúscula  (“aquí  está  la  bandera idolatrada”) y que confiesa que en España el liberalismo es anticlericalismo y anticlericalismo es irreligión.

A modo de ejemplo inmodesto, les diré que si yo hubiese tenido 20 años en 1860 hubiese sido liberal como Alejandro Manzoni o mi abuelo don Leonardo, pues me hubiese exasperado el gobierno de los austríacos en Italia, y  convencido las poesías de Giusti (no Roberto); pero ya en 1870 me hubiese espabilado, hubiese salido de las tropas de Garibaldi con el grado de teniente, hubiese, enviado mi espada a Pío Nono y me hubiese venido a la Argentina. Así lo hizo mi abuelo. Se libró del liberalismo. Pero me embromó a mí.

Esto que dije arriba de que el liberalismo en el fondo es una herejía es muy importante. Ustedes lo saben ya; pero por las dudas les voy a leer una página que escribí hace dos meses en San Juan, donde se me enojaron altamente (algunos) y se me quejaron al Arzobispo (algunas) porque en un discurso sobre el 25 de Mayo no nombré a Sarmiento; o mejor dicho, lo nombré, pero no dije “EL GRAN SARMIENTO”.

 San Juan, 27 de julio de 1960.

Continuará…

Pbro. Leonardo Castellani

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s