9. El Sábelotodísimo

castellani (1)

Apenas hubo el rubicundo Apolo despabilado su luz cenicienta y subconsciente sobre la ciudad lluviosa, cuando se lavó la cara el nuevo Gobernador y tras cuatro estirones y bostezos multiplicados y de perseguir hasta la muerte a un grano de tabaco con resorte -como se llamaban entonces las pulgas-, ingresó en la Sala de las Oportunas Ocurrencias a resolver los asuntos del día. No bien se hubo sentado, cuando entró el doctor Pedro Recio con un señor bajito, gordito, pelo gomoso, bien peinado y con sutiles bigotitos paréntesis, como cejas de chino japón, el cual no venía caminando en cristiano, sino a lo indio, en cuatro patas y poniendo el oído a tierra de vez en cuando, mientras daba unos gruñiditos que decían: «Hola, hola!». Espeluznose Sancho al verlo y preguntó al Real Mayordomo:

-¿Quién es eso?

-Es el Sábelotodísimo.

-¿De qué se ocupa?

-De dar conferencias al Magisterio.

-¿Y qué pretende?

-Ser nombrado Director General de Instrucción Gratuita y Jefe de la sección En el Dominio de los Conocimientos Generales de la Prensa de la Ínsula.

-¿Y por qué gatea?

-Esplendencia, no gatea; está tomando el pulso de los rumores del mundo. Es el gran aguaitador del mundo moderno.

-Entonces que me hable de la guerra -dijo Sancho resuelto-, que es una cosa que aquí nadie se entiende.

-Perfecto -dijo Pedro Recio, y tomando una manivela de automóvil la encajó en un buraco que tenía el interfecto en el occipucio, dándole cuatro vueltas. Brincó   -88-   el Sábelotodísimo, púsose en dos remos, dio cuatro o cinco zapatetas en el aire y volvió a cuadrúpeda estación, poniendo la oreja sobre el piso para escuchar el tronar de los cañones, el brumbir de los eroplanos y las concitadas voces de mando de los mariscales. Hizo silencio todo el mundo y el Sábelotodísimo empezó a captar con pausados manotones de los dedos en gancho, a manera de mesmerismo, las ondas etéreas de todo el universo, después de lo cual empezó a decir con palabras posadas y sonorosas como si vinieran de un antro:

-De fuentes fidedignas… -y volvió la oreja al suelo por un largo rato- me llegan versiones autorizadas… -y otra vez escuchó largamente, como pachón tras un rastro- de que los círculos generalmente bien informados… -y vuelta a escuchar la madre tierra- inducen al desmentido del almirantazgo nazi -y aquí empezó a escuchar con la otra oreja- sobre la conferencia del führer inglés -con grandes muestras de agitación- y el gauleiter italiano -pleno alborozo- que no se ha de creer absolutamente nada de lo que por Unite Presa propaló el otro, por ser un truco de la propaganda enemiga; sino que al contrario, los otros fueron los que tiraron las bombas en el hospital de niños de teta, mientras ellos no hacían sino tirarlas en el agua y en unos grandes recipientes con algodón adentro, que estaban preparados para el caso.

-Eso ya lo sabíamos -dijo Sancho- desde que empezó esta guerra. Lo que aquí se desea es saber cómo va a acabar.

Puso la oreja otra vez el interfecto sobre la baldosa, y luego con toda precisión anunció quién iba a ganar la guerra y por qué causa, a partir de la ideología de las partes contrayentes y del tratado de Westfalia, detallando quién tenía razón, quién era el criminal, quién había previsto todo hacía treinta años, por qué razón estratégica y cinegética tenían que vencer siempre los amigos de la democracia, cómo se había de arreglar Europa después de la victoria y cómo se podría afianzar con toda seguridad por tres siglos y medio la Paz Perpetua de Kant, el Desarme Universal de Wilson y el Progreso Indefinido de Augusto Comte, proponiendo de paso un nuevo Reglamento para la Sociedad de las Naciones.

  -89-

Escuchó Sancho todo ello con visible seriedad y reverencia, aunque por dentro con las más serias dudas; por lo cual todos los Cortesanos escucharon también con visible seriedad y reverencia, aunque por dentro pensando todos en farras, bebidas y en citas con mujeres bonitas y divertidas. Después de lo cual, preguntó Sancho bruscamente:

-¿Está seguro?

-Esplendencia, soy el Sábelotodísimo.

-¿Y qué más sabe, además de esto de la guerra? Para un caso de probar a ver si es seguro… usté comprende. Lo que usté quiera, Esplendencia.

-Por ejemplo…

-Por ejemplo, digamos, así de pronto: «El viático de la Pedagogía», «San Pablo joven-viejo y viejo-joven», «El enfoque binocular panorámico», «Pilatos, la Iglesia de las Iglesias», «Lord Bacón y Séneca», «Bajo el signo de Artemisa», «La envidia, como procedimiento pedagógico de los jesuitas», «Saberlo todo y no saber nada», «Réplica prepóstera de Sócrates a Renán», «El chico precoz de Reconquista», «Moisés, Licurgo y Solón como pedagogos», «La educación de la mujer», «Jenofonte, primer antifeminista», «Castellanidad y andalucismo»4.

-¡Alto! -dijo Sancho-. Esa castellanidad ¿se refiere por ventura a mi amigo el padre Castellani, un cura de la Quinta Columna, que anda suelto por ahí con permiso de los superiores?

-De ninguna manera, Esplendencia. Se refiere a Séneca, que por ser andaluz, no pudo ser castellano.

-Pero entonces éstos parecen títulos de novelas policiales… -meditó Sancho.

-¡Cualquier día! Es pedagogía pura, Esplendencia. Pedagogía importada. Con esta pedagogía estuve yo educando a España durante veinte años; y acabó en una revolución que por milagro de Dios no salí muerto.

-Me parecen demasiadas cosas -dijo Sancho meditabundo.

  -90-

-Sé muchísimas más, sin comparación, Esplendencia, como puede ver usted en La Nación del 21 de septiembre de 1940, una columna entera en cuerpo 8, solamente el resumen de los títulos de los puntos que voy a tocar en mis conferencias al magistral magisterio argentino.

-¿Y de Hipólito Yrigoyen, qué opina usté?

-¿Yrigoyen? No lo conozco. Pero si usted me dice quién fue, lo puedo comparar con Hipólito Taine o con San Isidoro de Sevilla, el cual fue precursor de D’Alembert y el primer enciclopedista.

-¿Cómo dice? -dijo Sancho algo inquieto.

-Enciclopedista.

-Mire; a mí los pedagongos y los ensiclonpedistas no me hacen muy feliz, sacando cuando uno anda farreando en un boliche entre amigos; porque hay que respetar a las personas cuando uno anda entre gente seria…

-Y, sin embargo, son necesarios -dijo el interfecto-, y yo mismo soy un enciclopedista, y no de los peores.

-Y dejando esta materia, que tiene sus bemoles, ¿qué otras cosas sabe usté, así de cosas prácticas para el buen gobierno de las ínsulas?

-Pues señor -dijo el Sábelotodísimo-, en materia que roce la Filosofía Natural, el Derecho Positivo, las Bellas Letras, el Teatro, Troteras y Lanzaderas y materias afines, yo puedo hablarle sencillamente de todo, lo que se dice de todo.

Levantose al oír esto Sancho pausadamente y después de hojear unos papeles y hablar al oído a un policía secreto que tenía al lado, espetó al hombrecito de la gomina el siguiente valecuatro:

-Y dígame, señor, sabiéndolo usté todo, ¿cómo es que no sabe que en este momento su mujer está en el hotel agradablemente entretenida con un aprendiz de peluquero?

Dio un salto al oír esto el interfecto cuadrupedante, y dando un bramido espantoso de marcado acento español viró, picó y salió castigando para la puerta, derribando a este doctor Pedro Recio que quiso atajarlo, y gritando despavorido: «¡Lo pensé! ¡Lo pensé! ¡El médico de su honra! ¡El médico a pa los! ¡La mejor venganza,   -91-   el cielo! ¡Ya me parecía a mí que algo de eso había, la mosquita muerta!».

De lo cual no poco rió Sancho, viendo que sin tener él la menor idea de si la mujer del Sábelotodísimo ni siquiera existía, le había dado justo en la mitad de la tetilla izquierda, guiándose por ese axioma general de lógica que el hombre que lo sabe todo no sabe ordinariamente lo que interesa a su vida, ni siquiera a su vida eterna, como hizo notar el Capellán del Reino en un erudito y elegante sermón subsiguiente, cuya memoria se conservó largo tiempo dentro la circunvalación de aquella pacífica y comedida Ínsula.

Después de lo cual, dio su feliz Gobernador la señal de los festejos, los cuales consistieron aquel día exclusivamente en el masculino singular y el femenino plural de la palabra tilingo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s